Observa tu alrededor y crea tu belleza

que hacer con caracoles de mar

En Crea tu Belleza continuamos creando y aprovechando lo que nos rodea para transformar nuestro entorno. Esta ocasión hemos preparado un escrito que te invita a reflexionar sobre aquello que podrías utilizar para crear belleza.

En nuestra sociedad materialista y consumista, muchas veces perdemos de vista el potencial de las cosas o situaciones, para crear algo único y valioso. Lo que para unos es basura, para otros es un tesoro y viceversa. Sin embargo, no todo es lo que parece, veamos por qué, a través de la siguiente anécdota.

Historia de un caracol de mar

Este verano tuve la fortuna de pasar unas lindas vacaciones en la playa y de pasar momentos muy agradables, pudiendo traer conmigo recuerdos y vivencias que me han llenado de nueva energía e inspiración.

Uno de esos días, mientras iba caminando por la playa, te cuento que llamó mi atención un singular caracol, quebrado y desechado por el mar; algunas personas lo pateaban, y otras, como los niños, lo aventaban de un lado a otro. Varios días después, de nuevo tropecé con el mismo caracol, esta vez lo recogí y lo estuve observando por un rato, pensando qué podía crear con él.

cómo decorar caracoles de mar

Como puedes ver en la foto, es un caracol de tamaño no muy grande, partido casi a la mitad, algo pulido por el agua del mar y la misma arena. En las partes rotas se le habían formado hermosos picos. Me pareció realmente único.

Finalmente decidí traerlo conmigo a casa para crear algo bonito con éste. He aquí la creación que realicé con mi caracol, el resultado me parece maravilloso:

cómo crear belleza

Pues bien, mi caracol lo convertí en mi alhajero personal, donde he colocado anillos y pequeñas cosas que uso a diario.

Al verlo y colocar algo sobre éste, recuerdo mis plácidas vacaciones, el sonido y vista del mar, en fin, todo lo que disfruté. Realmente aprecio haber traído conmigo esta maravilla de la creación, que la naturaleza me regaló.

Observa a tu alrededor y crea tu belleza

Te cuento esta anécdota del caracol de mar, porque muchas veces no nos damos cuenta del potencial que tienen ciertas cosas, personas o situaciones, de transformar nuestras vidas. Lo que para unas personas resulta insignificante, para otras tiene un valor o un potencial elevado.

De igual manera, en tu vida personal, laboral o sentimental, analiza atentamente las situaciones, cosas e incluso los fracasos para edificarte y renovarte. Te sugiero nuestro más reciente artículo “cómo crear vínculos afectivos sanos”.

Los momentos de relajación estimulan tu creatividad

Tómate una pausa del estrés cotidiano y aprovecha los momentos de relajación; desde unas vacaciones o hasta una simple caminata para pensar cómo embellecer o mejorar tu situación o entorno. Verás que en estos momentos de tranquilidad, encontrarás la inspiración que necesitas y en los cuales surgirá tu creatividad.

Así como como yo he creado algo bello con mi ya NO estropeado caracol, tú también transforma tu entorno o bien renuévate después de cada fracaso o rechazo. No lo ignores, tómate tu tiempo para observar, pensar, cambiar, crecer y crear. Por ejemplo puedes imprimir una foto (s) de tus mejores momentos y apreciar las cosas buenas que te rodean.

Recuerda que en este mundo y en nuestra mente todo es tan relativo esto lo dijo un célebre médico.

¡Hasta la próxima!

Si te gustó mi anécdota compártela con tus amigos. 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to Top